Café: una semilla que ha viajado por 5000 años

Italia es famosa por el café aunque ni una planta se encuentra en el país. ¿Cómo se ha convertido Italia en uno de los principales países exportadores en el mundo?
Gracias al caffé espresso, un proceso que va de la selección de variedades, a la torrefacción y sobre todo al arte de hacer.
La primera bebida del “Viejo Mundo” que daba energía era supuestamente utilizada por los pastores en África o Oriente Medio. La tradicción de tostar y moler los granos de café ha sido algo muy popular entre los Árabes durante siglos. Lo contrario ha pasado en Occidente donde, hasta el siglo XV, beber café representaba una conducta poco adecuada para los Cristianos.
Venecia ha sido, con mucha probabilidad, una de las primeras ciudades de Europa en ver la llegada de los granos de café, bien acogido pero también muy criticado. Pronto los italianos empezaron a valorar la bebida, incluso Papa Clemente VII que, loco por el café, afirmó que ser bebedor de café no era en contra de las creencias religiosas cristianas.
En fin, gracias a la introducción del azúcar en el sistema alimentario, el café tuvo tan éxito que fue necesario abrir las cafeterías.
En Inglaterra, la primera de muchas cafeterías abre en Oxford en 1637 y muy pronto se convierte en un club para intelectuales y políticos.
Durante el siglo XVII, los colonos europeos empezaron el cultivo de café en el Nuevo Mundo. Hoy en día, los principales productores de café son Brasil, Columbia, Ecuador y otros países de Ámerica del sur.
Para muchas personas en todo el mundo hoy es una locura pensar que su día empezará sin una taza de café, pero en Italia es una necesidad también cultural y social: el primer pensamiento al despertarse, el consuelo cuando las cosas salen mal, la primera forma de quedar con un amigo o una reunión de trabajo.
Muchos viajeros se sorprenden  de la diferencia que hay cuando llega la hora de disfrutar de un café en Italia. Por ejemplo, en Roma no es un momento de relax.
En casa, hasta que la pereza (y además los consejos de George Clooney) no ha afectado a las personas que pronto se han apresurado a comprar la máquina de café espresso para casa, la más utilizada era la llamada “macchinetta”, la fantástica cafetera exprés inventada por el señor Bialetti en 1933. Se trata de la manera más fácil, económica y tradicional de preparar un café riquísimo…si usada como corresponde, claro.
En el “bar”, que no es un club nocturno con música y alcohol, sino un lugar donde se sirven cafés, cappuccino, pasteles, bocadilloy y snacks, pedir un café solo significa una cosa: pedir un café espresso.
Puede pedirse en muchas maneras según el gusto que se prefiere, que a veces incluye añadir leche u otra cosa, otras veces se refiere al material o a la forma de la taza. En tu bar favorito, generalmente el que está debajo de tu casa (sotto casa) o muy cerca de tu trabajo, suelen trabajar personas que lo saben todo de ti, como el “barista”, la persona que te prepara el café, es tu confesor, un amigo, a veces un “guru” y filósofo también.
Si te suena raro, tienes que intentarlo personalmente. Nadie va a perdonar al “barista”, si el café no está bien hecho… es algo que puede arruinar tu día. Es un arte, y nada de bromas sobre el espresso perfecto: rico, cremoso, muy bien equilibrado de principio a fin, no un café molido quemado.

Cómo pedir café en Roma

Ejemplo a) Quiero un café espresso

  1. Entro en el bar
  2. Busco el cajero y voy para allá.
  3. Pido un espresso y pago
  4. Entrego el recibo al “barista” (podría estar ocupado)
  5. Intento llamar su atención (con valor), luego pido mi café
  6. Le entrego el recibo (generalmente lo miran y lo rasgan un poquito)
  7. Dejo el recibo en la barra (los lugareños suelen dejar una moneda para sujetarlo, y además es una pequeña propina)
  8. Me tomo mi café

Ejemplo b) Quiero un cappuccino y cornetto (clásico desayuno italiano)

  1. Entro en el bar y echo un vistazo al escaparate para elegir lo que quiero comprar
  2. Busco el cajero y voy para allá.
  3. “Cappuccino e cornetto” es lo que tengo que decir (puedes elegir el cornetto como tú quieras pero tienes que saberlo ya) y pago
  4. Entrego el recibo al “barista” (podría estar ocupado)
  5. Dejo el recibo en la barra (los lugareños suelen dejar una moneda para sujetar el recibo, y además es una pequeña propina)
  6. Pido mi  desayuno 
  7. El cornetto se come y el cappuccino se bebe en la barra

Estilos de cafés

Caffè o Espresso: una ración de café solo.
Caffè americano: no es propiamente como el que se toma en los Estados Unidos, es más un espresso y agua caliente en taza de cappuccino (más grande de la taza de café).
Caffè corretto: espresso con un toque de licor o Sambuca. Muy popular entre los hombres después de la comida.
Caffè macchiato: espresso al que se le añaden unas gotas de leche calentada al vapor. Similar al café cortado.
Caffè ristretto: espresso preparado con la mitad del agua, por eso más concentrado del espresso clásico.
Caffè in tazza grande: es el espresso en taza de cappuccino .
Caffè marocchino: espresso con espuma de leche y cacao en polvo.
Cappuccio o cappuccino: coffee con leche calentada al vapor (más que en el caffé macchiato) y se pide solo para desayunar.
No importa el estilo, sino que se prepare con amor, apúntate a nuestro Espresso, Gelato and Tiramisu tour en Roma para descubrir mucho más.